Como preparar buenas presentaciones (III): animaciones y transiciones

Una de las características que diferencian el uso de un software de presentaciones de otros tipos de software, es el uso de animaciones y transiciones. Las animaciones son aquellos movimientos o efectos que se aplican sobre los elementos de una presentación, mientras que las transiciones hacen referencia a los efectos que se pueden aplicar al cambiar de diapositiva.

Dentro de los programas que permiten realizar presentaciones, las posibilidades de aplicar animaciones o transiciones son variadas: mientras que Powerpoint o KeyNote tienen la posibilidad de aplicar bastantes animaciones y transiciones, Prezi por ejemplo está mucho más limitado (lo que no quiere decir que sea peor).

Sobre las animaciones

Ejemplo de imagen animada.

Con respecto a las animaciones, podemos encontrarlas de dos tipos: las animaciones aplicadas a los elementos de la presentación (que aparezca texto, que aparezca una flecha, que se desplace una figura, etc.) y las imágenes animadas, que suelen estar en formato GIF.

Estas imágenes animadas, salvo honrosas excepciones, suelen tener un objetivo meramente decorativo. Cuando no tienen más intención, lo único que consiguen es distraer la atención de los espectadores invitándoles a centrarse en elementos sin importancia. En estos casos, mejor no utilizarlas.

En cuanto a la animación de los elementos de la presentación, su función principal es la de dar soporte tanta a la presentación como al discurso del ponente. Pueden ser utilizadas en principio con dos objetivos.

En primer lugar se pueden utilizar para marcar tiempos, evitando así dar más información al espectador de la que puede procesar en un momento dado y ayudando a dar el ritmo adecuado a la presentación (no se muestra un elemento hasta que no se llega a ese punto de la explicación, por ejemplo).

En segundo lugar, las animaciones también pueden utilizarse para resaltar o destacar determinada información (hacer que determinadas palabras pasen de normal a negrita, por ejemplo), llamando la atención del espectador sobre un elemento en concreto.

También se puede hacer un uso conjunto de estos dos objetivos, cuando por ejemplo se anima algún diagrama o esquema, que se va recorriendo o completando (aparecen flechas que indican la dirección, aparecen nuevos elementos, etc.).

Aplicando una animación en Powerpoint

El uso excesivo de animaciones, obtiene justo el efecto contrario. O marca tanto los tiempos que es imposible elaborar un discurso fluido a la hora de realizar la explicación, o destaca tantas cosas que al final nada es importante.

Lo mejor es hacer un uso prudente de las animaciones y animar únicamente aquello que sea estrictamente necesario. También es importante no utilizar animaciones demasiado exageradas.

Sobre las transiciones

La función de las transiciones es, fundamentalmente, la de indicar al espectador que se está cambiando de diapositiva. Normalmente, estas transiciones se aplican por costumbre, para añadir “algo más” a la presentación… pero pensadlo friamente, si hay que informar al espectador de que se ha pasado de diapositiva, es que se cuenta con que no va a estar muy atento (mala señal).

En programas como Prezi, las transiciones están predetermianadas y no se pueden elegir (o zoom o traslación), pero en otros como Keynote o Powerpoint, existen multitud de transiciones. De nuevo, si se van a utilizar, se recomienda utilizar transiciones que no sean muy exageradas, lo más suave y menos cargante posible. También es importante utilizar siempre el mismo tipo de transición. Las mezclas no suelen salir bien.

 

Esta entrada fue publicada en Reflexiones tecnológicas, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>