Con la música de nuestra parte

El interés y uso creciente de la música que se viene dando desde que a mediados del siglo pasado los medios mecánicos y electrónicos abrieran innumerables posibilidades de difusión parece que corre de manera inversamente proporcional al estudio de la misma como oficio y ciencia inseparables del hecho artístico. Parece que estemos viviendo una vuelta a los orígenes, cuando la música surgía de forma intuitiva y se transmitía de forma oral, sin mediación de partituras ni tablaturas, que todavía no existían o eran usadas por muy pocas personas conocedoras de la notación musical.

Esta observación puede sernos útil como punto de partida para reflexionar acerca del papel de la música en la educación. Que ha estado presente en los niveles educativos superiores desde hace más de mil años, junto a otras disciplinas clásicas, hasta ser relegada como formación profesional a los conservatorios en el siglo XIX, es un hecho que debería ser recordado. Como ciencia ha alcanzado cotas de complejidad y especialización considerables, algo que no deberíamos ignorar si queremos dotar a los jóvenes de una formación completa y variada.

Pero esta vuelta a la música popular, en el sentido de música que se transmite por distintos medios y que es conocida por la mayoría de personas de un ámbito cultural, no solo de un reducido grupo de entendidos, debe hacernos pensar en que la música no son los pentagramas, ni las notas, ni la clave de sol, ni los bemoles o sostenidos. En su origen es sonido organizado, es expresión y comunicación. Quizá por ello la música actual no se entiende sin letra: a falta de mayor complejidad musical recurre necesariamente al texto para cumplir con su función ineludible de expresividad y comunicatividad.

Es interesante observar esta evolución del arte musical para hacer una extrapolación al mundo de la educación. En la etapa de Infantil, en la que se asientan las bases del desarrollo integral del niño, con frecuencia se pierde un tiempo precioso para sensibilizar a los pequeños en destrezas básicas como el canto como expresión de las emociones, la entonación, la precisión rítmica, la sensibilización del oído a las alturas del sonido, los timbres y las intensidades, la respuesta motriz a diferentes patrones rítmicos, la expresión corporal a través de la música, que no es sino adaptar nuestra gestualidad a los parámetros que ésta nos brinda. Todo este abanico de procesos sensitivo-motores pueden constituir una preparación excelente para cuando la mente y el cuerpo del niño sea capaz de adentrarse en el mundo de la lectura y escritura musical, así como de la práctica vocal o instrumental, ya en la etapa de Primaria. Pero aunque no fuera así, solamente por la asimilación de dichos procesos, en principio musicales, pero fundamentales para el desarrollo personal, mental y físico, contribuiríamos a dotar a los niños de un enorme potencial capaz de facilitar numerosas destrezas extra musicales en su vida escolar.

Lamentablemente, vemos con demasiada frecuencia cómo la música en las escuelas de Infantil se limita a ser un simple acompañamiento de algunas tareas o actividades.  El aprendizaje de canciones, la música de fondo para amenizar un trabajo, los play-back de los festivales de Navidad y fin de curso, conocer la corchea y el pentagrama, aunque interesantes e importantes todos ellos, son el pobre bagaje que se llevan los niños al terminar esta etapa.

La correcta formación musical del profesorado, no solo del especialista, es un paso previo y necesario para que los alumnos de Infantil puedan desarrollar todo su potencial en las actitudes, habilidades y destrezas ligadas a la música, que sin duda influirán en su avance en otras disciplinas. Todo ello, independientemente de que en el futuro los alumnos sigan, o no, ciertos caminos profesionales, o lo apliquen a estudios o actividades musicales más o menos regladas.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones pedagógicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.


2 respuestas a Con la música de nuestra parte

  1. gemalsina dijo:

    Me gusta tu artículo, estoy explorando un poco sobre el tema. La sensibilización musical infantil es básica y fundamental para potenciar el desarrollo de las capacidades cerebrales y sensoriales. Te envío un enlace que me ha parecido que podría interesarte .http://visual.ly/psychology-music?utm_source=visually_embed

  2. Pingback: La Educación Musical, más allá de la músicaMusicBrain | MusicBrain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>