“No hay felicidad más elevada que creer en la bondad de la gente y en el amor de los unos por los otros. Cuando se ha dicho a la gran pecadora, condenada a morir apedreada: ‘Ve a tu casa y no peques más’ (Jn 8, 11), ¿es posible que regresara a su casa para pecar?” (Fiodor Dostoyevski)

Esta entrada fue publicada en Frases. Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>